Soluciones innovadoras y sorprendentes para salvar el planeta

Soluciones innovadoras y sorprendentes para salvar el planeta

Soluciones innovadoras y sorprendentes para salvar el planeta

Los desafíos ambientales plantean la urgencia de crear nuevas soluciones frente al problema, y de eso se habla en la cuarta sesión de la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente que se celebra en Nairobi (Kenia).

Sin embargos, a pesar de que se abran nuevas puertas hacia posibles soluciones, la temperatura sigue subiendo. Este problema hace que la biodiversidad se reduzca y el planeta sea incapaz de regenerar recursos naturales necesarios para la población.

Durante la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha pedido cambios sin precedentes para evitar la catástrofe.  Aunque también existen buenas noticias, entre ellas: crece la innovación y con ello la oportunidad de generar nuevas soluciones, además cada vez es mayor el número de personas que eligen llevar un estilo de vida sostenible.

Pajitas de aguacates y bolsas que se disuelven

Gracias a la propuesta de utilizar el hashtag #SolucionesInnovadoras en redes sociales se han descubierto propuestas como las pajitas de semillas de aguacate o bolsas que se disuelven en agua.

Las pajitas de semillas de aguacate nacen de la mano de Scott Munguía, un joven ingeniero químico que descubrió en 2011 que la semilla de aguacate contiene un bipolímero parecido al maíz, que se utiliza para producir bioplásticos.  Con esta idea innovadora nació Biofase.

Esta alternativa no utiliza cultivos para el consumo humano a diferencia de otros tipos de bioplásticos. Aquí se mezclan junto con otros plásticos que provienen de residuos de alimentos.

Es impresionante la cantidad de bolsas de plástico que se consume cada minuto en el mundo y que acaban en vertederos u océanos, pero más impresionante es saber que una bolsa de basura tarda en descomponerse 500 años en el medio ambiente.

Pero no nos alertemos, Roberto Astete y Cristian Olivares han encontrado la solución perfecta Solubag. Estos dos chilenos han creado una bolsa de plástico que se desintegra en el agua en pocos minutos.

El secreto de esta solución tan innovadora es la utilización de caliza en vez de derivados del petróleo. Gracias a eso el impacto ambiental es completamente nulo, además cuando se deshace el agua queda totalmente inocua.

La fórmula química de estas bolsas de plástico se basa en el alcohol de polivinilo, un material que descubrieron Astete y Olivares en otro proyecto.

Otras soluciones innovadoras para salvar el planeta

  • Desde China llega de la mano del emprendedor Shutong Liu una propuesta interesante: la producción de biodiesel a partir de aceite de cocina usado. Así que antes de tirar el aceite utilizado para cocinar piénsatelo dos veces porque puedes generar biodiesel.

Además otra de las ventajas que tiene esta propuesta innovadora es que evita que el producto se reutilice de forma insegura para la salud como alimento.

  • En India encontramos la sede de Ant Studio, un estudio que fusiona arquitectura, naturaleza y tecnología. La empresa creó un sistema de enfriamiento inspirándose en la estructura de un panal de abejas. Este sistema permite ahorrar energía, usando refrigerantes y purificando el aire.
  • El rey de los muebles, IKEA, se suma al reto de encontrar soluciones y con ello nace la idea de producir una cortina que purifica el aire gracias a un proceso que se asimila a la fotosíntesis.

Sobre la cortina se coloca un tratamiento de superficie a base de minerales, y gracias a ello hace que la cortina rompa los contaminantes del aire cuando entra en contacto con la luz.  Además permite que las personas respiren mejor en casa y que aumente la conciencia de la gente sobre el cuidado del medio ambiente y, sobre todo, la contaminación.

Debemos recordar que no solo existen las soluciones innovadoras para combatir la contaminación, ya que todos debemos contribuir de una forma u otra contra este problema. Si todos aportamos nuestro granito de arena el planeta volverá a ser lo que era.

Naciones Unidas nos avisa de que en el año 2060 la explotación de recursos humanos se duplicará y las emisiones aumentarán un 43% si no se apuesta por la economía circular. También es importante dar un nuevo uso a bienes viejos o utilizar más renovables.

Cada vez se suman más personas al reto del reciclaje, ya que sus resultados van a ser por un bien mayor como es el cuidado de nuestra Tierra.