El plástico reciclado sirve para crear casas

El plástico reciclado sirve para crear casas

El plástico reciclado sirve para crear casas

En arquitectura todo es posible y cualquier sueño puede hacerse realidad, de ahí a que se haya diseñado y construido una casa de plástico reciclado. Esta casa de plástico reciclado puede resistir huracanes y está fabricada con más de 600 mil botellas de plástico, dando así una innovadora solución al exceso de residuos contaminantes.

Esta casa elaborado con botellas de plástico se encuentra en una zona rural de Nueva Escocia (este de Canadá), aunque a simple vista parezca una casa elaborada con materiales convencionales está hecha con 612.000 botellas de plástico recicladas, trituradas, fundidas y transformadas en paredes de unos 15 centímetros de grosor.

David Saulnier y Joel German de JD Composites son los creadores de esta casa construida con plástico reciclado, uno de los cofundadores afirma que esta es una manera de deshacerse de los desechos plásticos y, al mismo tiempo, de desarrollar estructuras que sean sostenibles para el medioambiente.

Los paneles de plástico reciclado de esta casa proporcionan mejor y mayor aislamiento que las casas construidas con paredes convencionales, gracias a ello sus ocupantes pueden reducir el gasto de energía en calefacción y refrigeración.

Este tipo de edificación puede favorecer al medioambiente de dos formas: llevando a las plantas de reciclaje las botellas de plástico que ahora terminan en vertederos o contaminan aguas, y proporcionando viviendas para aquellas zonas expuestas a los eventos meteorológicos extremos.

Paredes y techos hechos con botellas

La casa tiene 185 metros cuadrados y está construida con paneles de tereftalato de polietileno (PET) reciclado que proviene de botellas desechadas, con ello se quiere demostrar al mundo todo lo que se puede hacer cuando el reciclaje es una prioridad. La vivienda se construyó en dos días con unos 170 paneles unidos, además es capaz de resistir vientos huracanados.

Los paneles con los que está construida están fabricados a partir de espuma de PET elaborada con botellas recicladas, que son fundidas para formar pequeños gránulos o perlas que pasan por un proceso de extrusión confiriéndoles una densidad determinada en función de su posterior aplicación.

Esta espuma PET tiene diferentes aplicaciones, por ejemplo puede utilizarse en la industria aeroespacial para la fabricación de molinos de viento comerciales  y en la construcción de muelles marinos. Sin embargo, esta es la primera vez que se utilizan estos materiales para fabricar paredes de una casa.

Los paneles de este material están recubiertos por una piel de fibra de vidrio, además son muy duraderos y unos excelentes aislantes térmicos. Además es un material que pesa poco y es muy resistente, llegando a soportar vientos con doble fuerza que los que puedan provocar un huracán de categoría 5.

También es un tipo de material que no emite gases ni olores y su núcleo de PET reciclado está conformado por un sistema de celdas cerradas, es resistente a la putrefacción, al moho y a las termitas que suelen afectar a muchas viviendas.

Esta vivienda, siendo la primera con este tipo de material, se construyó con fines demostrativos y para ser un ejemplo de lo que se puede llegar a conseguir mediante el reciclaje de plásticos.