Ecoembes y SEO/Birdlife apuestan por un mundo mejor sin contaminación por plásticos

Ecoembes y SEO/Birdlife apuestan por un mundo mejor sin contaminación por plásticos

Ecoembes y SEO/Birdlife apuestan por un mundo mejor sin contaminación por plásticos

El plástico lleva años circulando por el planeta, exactamente 150. Frente a estos datos no hay nada que pueda preocuparnos pero el tema cambia cuando descubrimos que durante todos estos años el abandono de plásticos ha ido incrementando y a día de hoy hace temblar el planeta.

Desde 1950 la producción de plástico rondaba los 2,3 millones de toneladas llegando a 448 millones en 2015, una cantidad abrumadora.

Está preocupación ha dado luz a el proyecto LIBERA, gestionado por Ecoembes y SEO/Birdlife para dar visibilidad al problema con el que nos encontramos en contaminación por plásticos. De este proyecto ha nacido «No abandones más plásticos«, con la recogida de basura en la naturaleza.

El proyecto LIBERA ya lleva 18 meses en marcha y gracias a él un total de 28.000 voluntarios han retirado 108.91 objetos abandonados en la naturaleza, lo que corresponde a un total de 168,9 toneladas.  Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, explica que ‘’primero  tenemos que tomar conciencia y después la sociedad de bienestar tiene que convertirse en una economía circular’’.

LIBERA engloba tres áreas: mares y costas; ríos y pantanos y bosques y montes. En 2018 se llegaron a recoger un total de 30.000 desechos en las playas españolas pero hay que tener en cuenta que un 38% de esos desechos eran plásticos, una cifra alarmante.

Entre los plásticos las colillas lideran entre los desechos con un total de 8.778. Las colillas están  compuestas de acetato de celulosa, un plástico vegetal sin base de petróleo que puede tardar más de una década en descomponerse.

En 2017 durante una batida se recogieron 15.000 desechos de los fondos marinos, un 36% correspondía a envases de plástico como botellas, envoltorios o embalajes.

Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/Birdlife, afirma que el problema está en pensar ‘’no lo cojas, que es basura’’ y no en ‘’no lo tires, que es un recurso’’, cuando ese pensamiento cambie el riesgo por contaminación de plásticos reducirá.

Según un estudio elaborado por Philipp Schwabl en  2018, profesor de la universidad de Viena, otro asunto alarmante es la cantidad de microplásticos que residen en el cuerpo humano debido a los residuos tirados en mares y montes que posteriormente residen en muchos animales que los humanos consumimos.

Sin embargo aún son escasos los  estudios sobre los efectos de los plásticos en los animales, es por eso que el proyecto LIBERA en 2018 puso en marcha un estudio para determinar el impacto de la basura en 140 áreas importantes para la conservación de las aves y la biodiversidad con la ayuda de investigadores del CSIC, los cuales harán análisis a muestras de agua, suelo y heces con el objetivo de encontrar fitosanitarios, metales pesados y derivados del plástico.