Cómo hacer la cesta de la compra más ecológica

Compra más ecológica

Compra más ecológica

Ir al súper y llenar la cesta de la compra escogiendo los productos menos dañinos con el medio ambiente no es sencillo, incluso se ha convertido en todo un reto. La intención de los consumidores es buena ya que entran en el supermercado con la idea de comprar aquellos productos más sostenibles para el planeta. Pero el plan se va resquebrajando según van avanzando en su compra, ya que les surgen dudas como ¿qué es mejor, la leche en botella de plástico o en tetrabrik? ¿Y qué hacer ante el papel de aluminio y el film de plástico?

Debemos tener en cuenta que ningún envase es perfecto y sería necesario conocer lo que contamina el producto durante su ciclo de vida completo: consumo de energía y emisión de CO2 en su fabricación, distribución y reciclado. Una tarea tan complicada que los expertos se acaban centrando en las posibilidades que tiene el producto de reutilización y reciclado de los envases en los que están embalados.

Greenpeace llega a la conclusión de que «el problema es de tal magnitud, la gestión de estos residuos tan ineficiente y tan confusas las cifras manejadas, que hay que cambiar radicalmente el modo de consumir».

Cesta de la compra según productos

  • Leche, aceite, agua, yogures ¿en qué envases?: si te surge la duda, opta siempre por el recipiente más grande. Todo lo mini hace un uso de una gran cantidad de material para una pequeña dosis de producto, además de ser difícil de reciclar. El vidrio al ser 100% reciclable es una de las mejores opciones. En botellas de plástico, solo el PET (usado en botellas de agua) se puede volver a convertir en un envase que esté de nuevo en contacto con los alimentos. Por su parte, el tetrabrick sería el de recuperación más complicada, ya que lleva diversas capas: cartón, plástico y aluminio.
  • Refrescos y cervezas: latas de aluminio y acero, las botellas de vidrio y las de plástico son los recipientes más usados para contener refrescos y otras bebidas. Las tres son producidas a partir de recursos no renovables y requieren de una gran cantidad de energía para su fabricación y transporte.
  • Las bolsas: Las bolsas de plástico de un solo uso mejor olvidarlas, incluso las biodegradables que «son una falsa solución», porque a pesar del material vegetal de su composición, la mayoría contiene plástico en grandes cantidades que no se degrada en el medio marino. Por tanto, la mejor opción son las bolsas reutilizables que pueden ser de tela u otros materiales.
  • Productos frescos: la mejor opción es llevar un mismo un envase reutilizable de casa. Si hay que elegir plástico, mejor el más fino en lugar de las bandejas de poliespán También deberían evitarse los paquetes de lonchas de un alimento separadas con láminas de plástico.
  • ¿Film transparente o aluminio?: para evitar su uso es mejor un portabocadillos o un táper. Para el microondas o para guardar comida en la nevera se recomiendan los recipientes con tapa. Aunque, el aluminio es 100% reciclable un número indefinido de veces sin que afecte a su calidad; por lo tanto, en ese aspecto, sería mejor que el film transparente.
  • Productos de limpieza: existe una Etiqueta Ecológica Europea (EEE) para detergentes, lavavajillas, jabones, champús, acondicionadores y limpiadores multiusos. Con ella se busca promover productos que reduzcan los efectos ambientales La venta a granel sería la mejor opción.