Coca-Cola se suma a la economía circular

coca-cola

coca-cola

La lucha de Coca-Cola por ser 100% sostenible. Todo empieza con la historia del ex regatista Ellen MacArthur que tras ser la persona más rápida en recorrer el mundo a vela comprendió el significado de la palabra finito, ya que durante su travesía tuvo que aprender a gestionar sus recursos donde sabía perfectamente que si los agotaba no tenía más.

¿Qué es economía circular?

Tras recorrer aquella aventura, Ellen sintió una gran preocupación ya que eso también ocurre en la economía mundial. Esta también depende de materiales finitos que se consumen y desaparecen.

Por esta razón, tras retirarse como deportista Ellen se embarcó en un nuevo y grandioso reto, construir un futuro sostenible en el marco de la economía circular. Con ello nació la Ellen MacArthur Foundation.

Es innegable que ante un planeta donde los recursos son limitados y la población cada vez crece más, la gestión del modelo económico lineal que se basa en extraer, producir, usar y tirar no sea sostenible.

Por eso, nace como solución a este problema los modelos de crecimiento inspirados en la naturaleza ya que los materiales tienen una utilidad y se introducen de nuevo en el proceso.

Por tanto, un modelo basado en la economía circular garantiza dar una segunda vida a los productos, donde convierte a los residuos en recursos con los que crear nuevos bienes. Un modelo que va más allá del reciclaje, ya que implica toda la cadena de valor.

Este tipo de proceso requiere desde su origen que el producto se fabrique bajo unos criterios de ecodiseño, donde se minimiza su impacto ambiental. Además, también afecta directamente a la producción y distribución, donde la economía circular  respalda la utilización de materias primas que se obtienen de forma responsable con una mayor eficiencia en el consumo de agua y energía, y apuesta por una logística y transporte mucho menos contaminantes.

Por último pero no menos esencial, atiende que el producto tras su comercialización debe tener una vida útil mediante el reciclaje, la reparación o la reutilización, con lo que cierra de esta forma el ciclo productivo.

Por tanto, encaminarse hacia la economía circular supone tratar con una alternativa atractiva y viable a la que cada vez se suman más empresas que apuestan por un mundo mejor y sin residuos o contaminación. Entre estas empresas encontramos Coca-Cola, la empresa desde hace tiempo ha centrado todos sus esfuerzos en cuatro áreas: proveedores, envases, agua y emisiones.

La economía circular de Coca-Cola

Con el objetivo de proporcionar una cadena de suministros sostenible, Coca-Cola centra un compromiso ambiental a sus proveedores agrícolas donde un 73% sigue sus Principios Rectores para Proveedores. Además, Coca-Cola se ha propuesto asegurar el origen 100% sostenible de sus ingredientes para el año 2020.

Siguiendo esta línea, Cítricos Sostenibles, un programa de Coca-Cola, está reduciendo el uso de agua y fertilizantes entre los productos españoles de naranjas y limones.

Pero Coca-Cola no entiende de frenos, ya que todas las etiquetas de los productos de la marca en España llevan el sello FSC, este indica que el papel proviene de bosques bien gestionados. Además, el 100% de la energía que se utiliza en las fábricas es renovable y están sujetas a planes de protección de las fuentes de agua.

Coca-Cola y sus apuestas hacia la economía circular

Ecodiseño

  • para llevar a cabo una economía circular es necesario producir materiales sostenibles, en este caso se trata de los envases donde Coca-Cola España se sitúa en una de las pioneras. El ecodiseño se trabaja en la fabricación de sus envases, y de esta forma Coca-Cola ha logrado aligerar el peso de latas y botellas para hacerle camino al reciclaje.

Otra iniciativa ha sido la de eliminar el plástico de los envases secundarios, en este caso el film retráctil y las anillas de plástico de los packs de latas y de botellas de PET de 500 ml.  Con si iniciativa en innovar en tecnologías de reciclaje, 2019 ha sido el año en el que ha lanzado su primera botella fabricada a partir de plásticos marinos recuperados y reciclados.

Aunque en el 2009 Coca-Cola lanzaba PlantBottle, la primera botella donde parte de ella estaba hecha de PET a través de plantas.

Distribución

  • En cuanto al transporte uno de los objetivos de Coca-Cola es reducir la huella de carbono en los equipos de frío y en la fabricación y transporte de las bebidas. En relación a estas operaciones, Coca-Cola ha reducido en emisiones de CO2 un 44,80% desde el año 2010. Además han aumentado la compra de equipos de frío libres de gases hidrofluorocarbonos (HFCs).

Además, Coca-Cola también participa en la iniciativa Hostelería #PorElClima que ayuda a los bares t restaurantes  a ser más sostenibles y a crear conciencia sobre ello.

Reciclaje y recogida:

  • El último escalón es el reciclaje y la correcta gestión de los residuos para que estos se conviertan en nuevos recursos. Por tanto, el 99.6% de los envases de Coca-Cola en España son reciclables y la marca se ha comprometido a recoger el equivalente al 100% de las bebidas que comercializa en el caso de que no se depositen en el contenedor los envases y acaben en el mar.

Con esta iniciativa Coca-Cola ya ha limpiado más de 80 playas y colaborado en la conservación de 21 áreas protegidas y fondos marinos con el proyecto Mares Circulares. Este proyecto tiene como objetivo sensibilizar a la población e impulsar medidas a favor de la economía circular.

En conclusión, las bases de la economía circular no son nuevas ya que en la vida de nuestros familiares ya tenían como regla arreglar lo que se estropeaba para que durara más tiempo. El objetivo es el mismo con la economía circular.